Libertad

solyluna-eco-hostel-copacabana-titicaca002
noviembre 25th, 2014
|

Libertad – ingeniera agrónoma especializada en Agroecología y Medio Ambiente, trabajaba como parquera nacional. Nació y terminó su carrera en La Paz, por unos años vivía en Brasíl. Después de la vuelta empezó su proyecto ecológico Kasa Cultural Sol y Luna, un lugar ubicado a las orillas del lago Titicaca.

¿Puedes contarnos un poco sobre las ideas de Kasa Cultural?

Primero agradecerles por venir aquí a la Kasa Cultural Sol y Luna. Esto es un emprendimiento propio, que he decidido abrir, porque nadie se preocupaba por el tema de lago sagrado Titicaca. Uno de los principales objetivos de la Casa Kultural es cuidar el medio ambiente, en este caso el recurso tan importante – el lago. El lago es vida, una historia y cultura ancestral, que toda gente de aquí se ha olvidado practicamente y nosotros queremos hacerles recordar su importancia.

¿Cómo has llegado a la idea de este proyecto?

En la universidad he aprendido varias cosas teóricas, pero la práctica es algo muy distinto. También me he dado cuenta que la enseñanza qué nos dan es totalmente occidentalizada y no responde a nuestra realidad. Decidí a trabajar por mi cuenta propia y he comprado este terreno. Estoy aquí también para aprender y ser maestra de Universidad. Experimento mucho para dar a los aprendices saberes de nuestro entorno.

¿Con qué medios trabajas y cuidas a la naturaleza?

Hemos empezado a hacer el compost, los huertos, la permacultura, es nuestro cultivo biointensivo. Hemos ido copiando algunas técnicas de siembra y la agricultura biodinámica, que es andina. Nuestros ancestros cultivaban de forma mixta, que significa en asociación de plantas. Algunas plantas tienen empatía con otras y otras no, como los seres humanos, digamos. Quiero romper el mito de monocultivo, usar biocidas naturales, hacemos también nuestro fertilizante natural con gran ayuda de lombrices californianos.

¿Seguís introduciendo soluciones nuevas a Sol y Luna?

Sí, estamos empezando con la cocina comunitaria recién construida. Allí tenemos cocina con la leña para obtener la ceniza, que usamos para lavar los platos. Otra novedad es el baño seco, para el que tenemos un compost separado y después de 6 meses lo vamos a incomporar a la tierra. Esto va a ser nuestra prueba piloto.

¿Anunciáis a otros los resultados que obtenéis para que puedan aprender?

Todo lo que hacemos aquí y estamos seguros que funciona lo llevamos a la comunidad originaria Aymara, que se llama Chapampa. Como ejemplo sirve la ducha solar que es totalemente artesanal. Es un servicio básico que la comunidad necesita, por eso después de un taller hemos dejado una ducha así en la sede social, donde se reunen los comunarios. Ahora todos se bañan allá.

¿Qué actitud tienen los Bolivianos a la ecología?

Hay solo pequeños grupos interesados en este tema. Y nosotros queremos crear consciencia por lo menos en la gente de Copacabana. Pensamos que la gente allí está cegada al dinero. Tiene el recurso en frente de cual gana dinero, pero lo trata mal y no lo cuida. Gana en consumismo, la gente quiere paracer a los del occidente y será muy difícil volver a las tradiciones ancestrales cuando el lago era sagrado. Para los de Copacabana es como volver atrás, pero no en el sentido productivo. Y el lago es importante para un ecosistema muy amplio…

A los visitantes ofreces la comida deliciosa. ¿Las recetas son tuyas o tradicionales?

Yo me volví vegetariana por el tema de salud hace años, pero en Bolivia plato vegetariano es arroz, huevo frito y ensalada de lechuga, tomate y cebolla. Por eso leí mucho que debo comer y empecé a hacer todos los platos de Bolivia sin carne. Primero cocinaba para mí y luego también para más gente de la comuna. Algunos productos orgánicos, que aquí no se producen, como nueces, cacao, café traigo de las comunidades indígenas en Amazonía, dónde antes trabajaba. A veces son grupos pequeños sin acceso a la carretera. Es importante que la comida sea sana, rica y nutritiva. Todo está hecho con mucho amor.

¿Es difícil dirigir un sitio así?

Lo más difícil para mí era relacionarme con tantos tipos de culturas que aparecen aquí, algunas personas no saben respetar. En teporada alta vienen muchos voluntarios y visitantes y yo necesito tiempo para la casa, para mí misma.Yo soy persona solitaria, aislada y es también porque he decidido vivir aquí. Me gusta la soledad. Tal vez aprender a convivir era bastante duro, pero he ido mejorando y he superado esta debilidad.

¿Y qué era sorprendente para tí en otras culturas?

Es lindo que puedo amprender muchas cosas. Mis padres me han dado la mejor educación, pero en Bolivia te crían de una forma bién machista, bíén sumista… En la universidad y en casa te enseñan a tener miedo a todo. Observar a los jóvenes haciendo o diciendo cosas nuevas me ha ayudado a crecer como persona, a hablar más. He aprendido que tu vida está donde tú decidas estar. Ahora muchas universidades de Bolivia me llevan a dar charlas. Les digo que no vivan encerrados, que viajen, que no tengan miedo.

¿Dónde encuentras energía para tanta actividad?

Aquí todos queremos ser felices, porque si tú estás bién, puedes transmitir a todos lo que tú quieres. Para mí era decisión de vida venir a vivir aquí, en el campo hay siempre algo para hacer. Recién me rodeo de lindas personas, voluntarios que realmente quieren trabajar. Juntos queremos hacer una muestra de lo que se llama vivir bién, vivir en harmonía con la naturaleza.

Yo creo mucho en Pachamama, también hablando del lago, y siento que debo hablar sobre lo que hasta ahora he aprendido. Solo sé que nada sé y cada día estoy aprendiendo, pero estamos haciendo todo lo posible de que se cuide el lago sagrado.

solyluna-eco-hostel-copacabana-titicaca003 solyluna-eco-hostel-copacabana-titicaca004 solyluna-eco-hostel-copacabana-titicaca005 solyluna-eco-hostel-copacabana-titicaca006 solyluna-eco-hostel-copacabana-titicaca007 solyluna-eco-hostel-copacabana-titicaca008 solyluna-eco-hostel-copacabana-titicaca009 solyluna-eco-hostel-copacabana-titicaca010

 

Leave a comment: